1 de diciembre de 2008

Habilidad, modelos y estilos coetáneos

Ejemplo sencillito del llamado "protogótico" en escultura para entender:

a)cuándo un maestro es bueno

b)lo mucho que se la sudaba la cuestión del original y la copia

c)la habilidad plástica a la hora de copiar

Aquí, con todos ustedes, el tímpano del pórtico real de Chartres, que es la polla en vinagre de Módena y se fecha más o menos en 1140. Recorto la visión teofánica de Dios todopoderoso con el tetramorfos, que según Elías y otro par son cuatro seres vivientes que no se pueden ver quietos y, por tanto, son representados sin saberse muy bien a dónde van ni a dónde miran.




Ahora, un poco más abajo, nos vamos a San Miguel de Estella, que es un iglesión románico en el mismico corazón del Reino de Navarra y que tiene un tímpano con el mismo tema y una representacion calcadita readaptada al señor que agarró el cincel, en 1170 más o menos.




Creo que para cualquiera con dos ojos en la cara está claro cúal de los dos escultores es mejor y por qué el de Chartes lo puedo meter en protogótico aunque estuviera esculpiendo treinta años antes y al de Estella hay que dejarlo en tardorrománico porque a la criaturica no le da la neurona para innovar, sino que se limita a copiar un modelo innovador con olor a románico:

-Los bichos están encodrijaos: en Chartres tienen espacio para remenearse; en Estella, los ves sufrir por la tortícolis.

-Las proporciones de Chartres, el tratamiento de las calidades y la anatomía de los bichos están conseguidas. Por ejemplo, ved la mano de dios: la de Chartres es digna, bendiciendo; el de Estella parece haber sufrido la polio por lo menos: el escultor no se atreve a darle espacio, a mojarse con los elementos exentos, sigue acojonado fiel al altorrelieve.

-La mandorla: el de Chartes reposa en ella, se rodea de su majestad. Al de Estella se la han puesto dos tallas menos y las rodillas le llegan al pecho.

No hay color. Nos subyuga la calidad y majestad de Chartres y nos encandila la ingenuidad en Estella. Para rematar, la comparación final entre alguien un Artista con mayúsculas y un esforzado artesano cuya habilidad o falta de formación no le ha permitido, pese a apuntar maneras, llegar más allá:


Ha pillado el concepto, pero al intentar llevarlo a la piedra... No le da, y ya está. y el pobre toro de San Lucas termina siendo un híbrido con una jirafa y unos problemas de cervicales bestiales...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Dime cosicas bonicas!