3 de marzo de 2009

Poniendo los pelos de punta


Tragedias humanas aparte, lo ocurrido hoy en Colonia me pone los pelos de punta. Ya lloré cuando se quemó la Fenice, y eso que las pomposeces me la ventilan y la ópera no es una de mis aficiones. La pérdida de la memoria en accidentes absurdos, la volatilización del patrimonio, me provoca un escalofrío indescifrable: una mezcla de tristeza e impotencia.

Un minuto de silencio por los gramos de historia que repetiremos por no poder recordarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Dime cosicas bonicas!