28 de julio de 2008

Mi último hálito

Buñuel, al contrario que su amiguito catalán, me cae bien. Su autobiografía es entretenidísima, apenas habla de cine, debía de ser más bruto que arrancao y los tenía bastante cuadrados. Leo por ahí que hace veinticinco años que murió. Espero encontrármelo en la otra vida cuando la diñe... Tengo un par de cosas que preguntarle. Sobre todo, por los burros muertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Dime cosicas bonicas!