22 de octubre de 2008

Torcello



Torcello es un islote con quince habitantes en las cercanías venecianas. Evidentemente, es zona de influencia bizantina. En el muro interior occidental de la basílica, encontramos un maravilloso Juicio Final en mosaico para quedarse mirando tres cuartos de hora.

Para evitar repetirme, si se pincha en la imagen sale más grande con un cartelito encima de cada escena diciendo lo que es. Me limitaré a reseñar los elementos nuevos respecto a ayer (sí, pequeños; ¿os creíais que eso era todo?)

Para empezar, esto se abre con una escena enorme de la Anástasis. Es el momento ese en que Cristo está muerto tres días y, para no aburrirse, decide ir al limbo y cargarse las puertas y sacar a los justos para que puedan ir al paraíso. Un apunte teológico: antes de la muerte de Cristo en la cruz uno, aunque hubiera sido bueno, no podía ir al cielo, porque aún no nos había salvado. Se iban quedando todos en el limbo (o purgatorio, según a quien leas) a esperar que llegase este momentazo: La Anástasis.

La escena se representa, invariablemente, con Cristo sacando de la manita a un señor con barbas (Adán, normalmente), encima de unos escombros con puertas rotas. ¿Qué pinta aquí ésto, que tuvo lugar en el año 33 d.C, encima de un Juicio Final que (todavía) no tiene fecha? Pues que a los bizantinos les molaba ponerlo, no más ni menos. Si rebuscamos significado, pues es un predecente de salvación y demás.

Otro elemente nuevo ahí enmedio con nombre raro es la Etimasia, el "trono preparado para el que ha de venir" (cristo a juzgarnos, vaya). ¿Qué hace ahí el trono si tenemos a dios encima ya juzgando? Insisto, los bizantinos molan más y si quieren representar seis momentos temporales en una misma pared, los plantan y se quedan tan anchos.

Se representa con un cojín y un trono cuanto más redorao y con pedruscos, mejor; una cruz encima que puede llevar una láurea (corona de laurel en alusión a la victoria) o un trapo blanco. En este caso tenemos a Adán y Eva intercediendo agachados por su prole. Esa postura, ya que estamos, se llama proskinesis, y es parte del ceremonial bizantino de respeto ante el Emperador. Si te rebozas por el suelo ante el emperador, dios no va a ser menos...

La Psicostasis no es nueva, es el nombre griego que se le da al peso de las almas que ya vimos ayer.

El seno de Abraham, abajo a la izquierda, viene de un texto (que, dicho sea de paso, no tengo ganas de buscar) y consiste en un señor con barbas sentado en cuyo regazo hay cabecitas de niños, supuestamente las almas de los justos. Aparece mucho en el lado del cielo.

¿Y el Infierno? Éste es especial, vienen los castigos de los siete pecados capitales, y lo dejamos para cuando encuentre foto decente y el texto, que tiene miga...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Dime cosicas bonicas!