28 de diciembre de 2009

Infanticidio




No hace falta, insisto, alquilarse Saw para ver sangre y tripas colgando, cuando tienes una compilación de literatura de más de dos mil años en forma de Biblia contando historias que es probable que tengan algo de base real e histórica. Proliferan los asesinatos, el incesto, las matanzas, las guerras, las hostias, las legislaciones sangrientas y el tema que hoy nos viene al pelo: el infanticidio.

Éxodo 1, 15-22: Y habló el rey de Egipto a las parteras de las hebreas, una de las cuales se llamaba Sifra, y otra Fúa, y les dijo:Cuando asistáis a las hebreas en sus partos, y veáis el sexo, si es hijo, matadlo; y si es hija, entonces viva. Pero las parteras temieron a Dios, y no hicieron como les mandó el rey de Egipto, sino que preservaron la vida a los niños.Y el rey de Egipto hizo llamar a las parteras y les dijo: ¿Por qué habéis hecho esto, que habéis preservado la vida a los niños?
Y las parteras respondieron a Faraón: Porque las mujeres hebreas no son como las egipcias; pues son robustas, y dan a luz antes que la partera venga a ellas. Y Dios hizo bien a las parteras; y el pueblo se multiplicó y se fortaleció en gran manera. Y por haber las parteras temido a Dios, él prosperó sus familias. Entonces Faraón mandó a todo su pueblo, diciendo: Echad al río a todo hijo que nazca, y a toda hija preservad la vida.

A mí, personalmente, me llaman la atención dos cosas del asunto. Se ve que el faraón, por mucho rey que fuera, de control de plagas no tenía ni puta idea. A ver, si quieres evitar que se reproduzcan, cárgate a las hembras en edad fértil, joder. Con un pichabrava que te quede, puede ir fecundando hebreas a manojos, tío listo. Y mucho no andarán pariendo, porque si tienen sólo dos parteras para toda la población, es que muy necesitadas no andan.

Al margen de esos detalles, resaltar cómo mola esto de que cuando nacen personajes chachis en el ámbito juedocristiano (Moisés en este caso), empiezan librándose de unas masacres del copón.

Mateo 2, 16-18:Herodes entonces, cuando se vio burlado por los magos, se enojó mucho, y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme al tiempo que había inquirido de los magos. Entonces se cumplió lo que fue dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo: Voz fue oída en Ramá, grande lamentación, lloro y gemido; Raquel que llora a sus hijos, y no quiso ser consolada, porque perecieron.

Es Mateo el único evangelista que nos cuenta los expeditivos métodos de Herodes. Ése señor lo tenía más claro: buscaba un niño de tal edad en un pueblo concreto, así que lo que es la población no iba a recibir demasiado vapuleo, teniendo en cuenta la mortalidad infantil de la época.

Lo que no me explico es por qué los Santos Inocentes conmemoran a los segundos y no a los primeros. Siempre ha habido categorías, supongo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Dime cosicas bonicas!