10 de junio de 2008

Eragon


Otro maravilloso buffet libre para el destripe. Sé que es un best-seller y que probablemente habrá ayudado a que más de un impúber lea dos párrafos seguidos, pero aun así es malo de cojones. Tiene sus cosas buenas también, oiga; así que voy a ir intercalándolas.

-CACA: él no lo sabe, pero su base fundamental es Star Wars.
El protagonista es:
  • Un jovenzuelo pseudo rubio (pase, me creo la casualidad)
  • Huérfano (uau, como el 90% de todos los putos héroes)
En su vida normal:
  • Vive con su tío Owen (no, perdón, con su tío en general) que acaba casualmente quemado por los malos cuando le buscaban a él (vaya, vaya; qué casualidad)
  • En el pueblo de al lado vive un misterioso viejecillo (como Kenobi) que resulta pertenecía a una antiquísima organización-extinta-de hombres-pseudo monjes-con espadas. Aivá. Sí: son como jedis pero montan en dragón. Casualmente, el padre del chaval también resulta pertenecer a la organización antiquísima, pero cae en el lado oscuro (ah, no; que se vuelve malo simplemente). El amable viejecillo le enseña unas cuantas cosas y muere en mitad de la primera película (perdón, libro)... ¡Igual que Obi-Wan!
-CHACHI: El colega tiene un primo, sobre el cual recae una responsabilidad del copón y además tiene que rescatar a la novia. La línea argumental del primo es lo mejor, el nene evoluciona y todo y mata malos a puro huevo, sin lagartos voladores ni leches.

-CACA: Hay elfos. Hay enanos. ¿Por qué cojones no le llega la neurona para inventarse otro tipo de bichos, o por lo menos cambiarles el nombre? Lo del los hombres-gato no está mal, pero colega... Hay elfos. Elfos mal.

-CHACHI: Se inventa unos bichos antropófagos medio pájaros con forma larvaria hasta la veintena de años que luego terminan siendo una especie de pterodáctilo psicópata. Esos bichos molan. Dan miedito.

-CACA: Siguiendo con Star Wars en el segundo libro, aparece otro caballero-antoquísimo-pseudomonje con dragón que todo el mundo creía muerto. No, no es verde, pero por lo demás es Yoda pero en elfo. Que yo sepa todavía no muere, pero sólo tenemos que darle tiempo.

-CHACHI: la dragona en la edad del pavo enamorada del dragón del elfo-yoda. Qué punto.

-CACA: El nene hereda una espada que, básicamente, reluce roja; era de su padre. Pero un colega suyo se la manga. No, coño, no es láser, simplemente brilla. No sé por qué le acaban dando una azul. También brilla.

-CHACHI: er... espera... Ah, sí. La carnaza piensa y siente. Me explico: en la mayoría estos libros con ejércitos del mal, cargarse al enemigo es moralmente fácil porque total son feos, dan asco, no parecen tener hembras; en definitiva, son aberraciones. Eso seguro que lo inventó Tolkien con los orcos. Aquí empiezan siendo una especie de minotauros-bestia, pero luego resulta que tienen mamis, hijos y honor, que hablan y todo.

-CACA: mi parte favorita, en la cual se oyeron las carcajadas en Pernambuco. Batalla final y tal, está el nene con su dragón azul y su espada azul y aparece un colega con un dragón rojo y la espada roja chorizada. Zas, Zas. Es el amigo que le había mangado la espada, se ha vuelto malo. "Oh, cómo has podido, cómo has podido". "Luke, yo soy tu hermano" (digooo "Eragon, yo soy tu hermano"). Sí, chaval; eres hijo del malo. ¿No lo veías venir, después de obi-wan, el elfo-yoda y que las espadas brillen? Estaba cantado.

-CHACHI: er... Espera... Tiene que quedar algo...

-CACA: Tono pretencioso en las descripciones, tono pretencioso en casa situación, perder el culo por la elfa, ritmo coñazo en el segundo libro en el que NO PASA NADA; el enano-lobezno (se clava pinchos en los nudillos), el pasar de héroe trágico con lumbalgia a ser un híbrido elfohumano superguay que de la noche a la mañana todo le sale bien (estilo Neo en Matrix "ya sé kung-Fu").

A ver, es normal que te salga ese tonillo grandilocuente por encima de tus posibilidades al escribir cuando eres adolescente; en esa época vital eres pretencioso hasta al lavarte los dientes. Pero algunos hemos tenido el sentido común de revisar la épica unos años después, de hacer trabajos de edición bestiales, de saber dónde está el límite. Si sus papis no llegan a ser editores, eso no da para más de un suficiente.

(Si algún otro friki con tiempo libre y sentido crítico descubre algún gazapo o reversión más, se aceptan aportaciones)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Dime cosicas bonicas!