21 de agosto de 2008

Morbo

Me toca los huevos el género periodístico cuando no distingue la frontera entre informar y dar por culo a la gente en shock buscando detalles IRRELEVANTES e "historias humanas". Eso se llama tocar los cojones, hurgar en la herida, vocación de reality, imitación de basura que comercia con la emoción humana.

La información, para ser veraz, debería ser aséptica. X muertos, x heridos, y para información llamar al teléfono x. Dejad a la gente que sufre en paz y centraos en hacer simulaciones por ordenador, hablar con AENA y recorrer los minutos de silencio de los ayuntamientos varios, decir cuántos políticos vienen a verlos, de qué a qué hora se han pasado los reyes a ganarse el sueldo.

Andar buscando a la abuela traumatizada llorando es mezquino y morboso, como ir a ver brujas quemándose vivas o ir a pasar la tarde en un tanatorio a ver a la gente sufrir. A todos se nos ha muerto alguien. Sabemos lo que es el sufrimiento, humanos somos todos. No hace falta que las cámaras lo muestren. Es privado.

Ayer en antena 3 habría que haberle cortado los cataplines a alguien. ¿Qué es eso de meter musiquilla de "sorpresasorpresa-diariodelapatri-cosalacrimógena" por detrás? Es una burda burla comercializando el dolor. La vida no es un serial ni una telenovela. No puedes tratar a las personas como personajes. El sufrimiento merece un respeto, un silencio, una distancia. Y no sólo por los muertos, sino sobre todo por los vivos, que son los que tienen que seguir al pie del cañón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Dime cosicas bonicas!