5 de noviembre de 2008

Sante Foy de Conques



Siendo ésta una de las cinco grandes iglesias de peregrinación del románico, no podía sino tener un peazo tímpano del copón. Destaca primero por contar con restos del policromía (ahí relumbrando, de colorines, como le gustaba a los medievales) y por ser un ejemplo perfecto de adaptación al marco (o encodrijamiento, como lo llamamos en manchego).

Dejo las sorpresas para quien amplíe la foto y lea los cartelicos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Dime cosicas bonicas!