1 de febrero de 2010

Espinario


El helenista copiado a la saciedad de toda la vida y un espontáneo de un canecillo en San Prudencio de Armentia, Vitoria, segunda mitad del XII. No sé si me da más miedo que tengan una fuente común, que una se inspirase en la otra (¿"ánde" la sacó el señor románico?) o que el escultor medieval tuviese espontáneamente la misma idea que un colega de antes de Cristo que no sabía lo famosa que se le iba a hacer la estatua del chaval quitándose los restos de cardo del camino.



Aunque, mayormente, me imagino que ante la ausencia de goretex el hecho de que las espinas te atravesasen la suela de la sandalia o la alpargata era tan común en la Grecia helenística como en la Castilla medieval.

...Ahora es cuando viene Ramoncín a exhumar al escultor
y juzgarle como al Papa Formoso por haber plagiado
a otro señor muerto más de mil años antes.
..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Dime cosicas bonicas!